Si andamos por fe y no por ley, estamos por voluntad y no por obligación. No por imposición. Entonces la fe no debe ser pesada, ni asfixiante, ni agobiante. La fe tampoco puede ser gobernada por otro. La fe no es dogma, sino razonamiento de las cosas profundas que vamos descubriendo. Creemos -tenemos fe- porque conocemos, porque valoramos, en primer lugar el grandísimo plan original de Dios para la humanidad -la tierra como un hermoso paraíso habitado por millones de seres humanos perfectos que aman a su Dios-, truncado por el egoísmo de Adán y Eva. Y el sacrificio  de Jesús.

Damos testimonio de las cosas que conocemos y amamos -somos testigos-, no movidos por presión humana, sino impulsados por el ferviente amor que sentimos hacia nuestro Creador y su hijo, nuestro rey, Cristo. No compartimos la esperanza del reino de Dios con la intención de obtener méritos para formar parte de el. Estamos concientes y alegres de que este reino es una dádiva gratuita por parte de Jehová. Sabemos que ante su presencia somos simple barro.

Nuestro esfuerzo se encamina a ser barro que se deja moldear por el Gran Alfarero.

 

Deja tu opinión, pero por favor, sé respetuoso.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s