Teología sobre la parábola del hijo pródigo

Teología sobre la parábola del hijo pródigo

 

Para el siguiente estudio se han empleado las traducciones: Biblia de Jerusalén, Traducción en Lenguaje Actual y La Biblia de Nuestro Pueblo. La parábola del hijo pródigo aparece en el evangelio de Lucas capítulo 15:11-32.

Introducción

La llamada Parábola del Hijo Pródigo es uno de los pasajes más hermosos de los que podemos hallar en el evangelio de Lucas. Nos ofrece una ilustración sobre el materialismo, la debilidad, el perdón y la redención. Además de una gran lección de amor. La misericordia —tal como Cristo nos la ha presentado en la parábola del hijo pródigo— tiene la forma interior del amor, que en el Nuevo Testamento se llama agapé. Esta parábola ha sido empleada innumerables veces, incluso por personas que no manifiestan fe en Cristo, ya que es mucho lo que se puede extraer de ella.

Al inicio del capítulo 15 del evangelio de Lucas se nos muestra la situación bajo la que Jesús relatará la llamada Parábola del Hijo Pródigo: Los recaudadores de impuestos y los pecadores, en los que pueden caber desde los ladrones hasta las prostitutas, están atentos a escuchar lo que Jesús está a punto de decir. También hay entre el auditorio algunos fariseos y doctores de la ley. Pero estos no están expectantes a lo que Jesús dirá, sino más bien murmuran y se sorprenden porque Jesús atiende a pecadores y come con ellos. La acusación de los fariseos y los escribas preparó el escenario para tres parábolas (la tercera de ellas fue la del hijo pródigo), en las que Jesús les enseña a estas autoridades judías y a nosotros en la actualidad, cómo trata Dios con los pecadores.

Es de esta tercera parábola de la que nos vamos a ocupar.

Los personajes principales de este pasaje son tres: el padre, el hijo menor y el hijo mayor. Del padre se nos permite saber que era un hombre rico, de lo que se desprende que toda su vida había trabajado empeñosamente hasta acumular una gran riqueza, tan grande que aún y cuando el hijo menor le pide que le entregue la parte que en herencia le corresponde, el padre no queda en carestía. También podemos discernir que era un hombre muy generoso, pues los jornaleros tenían pan en abundancia, según leemos en el versículo 17. En el hijo menor vemos el ejemplo claro del hijo que fue educado con principios y consejos sabios -se notará esta educación cuando después del sufrimiento y el hambre, producto de su mala cabeza, vengan la pena y la culpa por haber fallado a su padre- y a pesar de ello, toma muchas malas decisiones. El hijo mayor fue educado al igual que el menor, con sabiduría y esmero. Se le enseñó a trabajar y a administrar la riqueza. Este hijo, aunque ha sido obediente y no ha hecho algo para que su padre sufra, sí tendrá que aprender una gran lección.

Jesús relata que un día el hijo menor se acerca al padre y le pide le entregue lo que le corresponde como herencia. El padre hace de acuerdo a lo que el hijo le pide. La respuesta del padre, que accede no solo a darle al hijo menor su parte de la herencia, sino también el derecho a venderla, debió de parecerles inconcebible a los que oyeron la parábola. Pero hay que decir que el padre era un hombre sabio y el hijo no era un niño o adolescente, aún y cuando se le trate en el relato como el “menor”. Aquí vemos dos cosas, la primera es que el padre confiaba en el hijo y en la forma en cómo lo había educado. Y segundo, el padre respetó el libre albedrío del hijo. Así que confiando en el buen juicio de éste, reparte la herencia. No lo cuenta Jesús, pero quizá el hijo tuvo una buena idea o negocio en el cual invertir esa herencia. Incluso el hijo pudo haberlo planteado al padre y éste creer que era una buena oportunidad. O quizá se dejó llevar por los consejos frívolos de falsos amigos. El caso es que este heredero va a un país lejano, en el que no hace otra cosa que despilfarrar la riqueza que le fue entregada. Este hijo insensato se olvida de su familia, de su padre y se dedica a andar en fiestas y borracheras, convive con prostitutas hasta quedar en la pobreza. Pero esta pobreza se hace más intensa porque al lugar en el que reside le viene una situación crítica. Lo que en estos tiempos conocemos como una crisis económica. Este hijo pasa, sin duda, por momentos muy tristes.  Aunque había trabajado, siempre lo había hecho en la propiedad de su padre. Ahora no le queda de otra, si quiere comer, tendrá que ir a buscar un trabajo, cosa difícil en un país en carestía.

El hijo halla el trabajo más humilde que puede haber: alimentar a los cerdos. Esta parte se presta para distintos significados. Hay que recordar que Jesús está hablando a un auditorio mayormente judío. Ningún judío comía cerdo pues la ley mosaica les enseñaba que era un animal impuro. El contacto con estos animales les era repugnante. Así que el tener este contacto con los cerdos, nos da a entender hasta qué grado había caído económica y moralmente este hijo. Al cuidar a los cerdos, siente envidia de ellos, así de impuros como son, porque al menos ellos tienen qué comer pues su amo dispone de empleados para que los alimenten. En cambio él, extranjero en esta tierra, no parece importarle a nadie. Si pasa hambre o frío, si siente soledad, nadie le da consuelo.

Es entonces cuando recuerda la vida que se vive en las tierras de su padre. Muy distinta a la de aquí, en la que todo es pobreza. Allá los jornaleros tienen más pan del que pueden comer. ¡Qué distinto a él!

Es así como toma la decisión de hacer el camino de vuelta, pero sabe que ahora es una situación distinta. Ha actuado de forma egoísta e imprudente. Sabe que su padre ha estado triste y preocupado todo este tiempo por él. El llamado hijo pródigo emplea una frase clave en el versículo 18: me pondré en camino a casa de mi padre. Para los cristianos volver  casa del Padre es reajustar la vida, alejarse del pecado, arrepentirse de esa vida y pedir perdón. Al designar a Dios con el nombre de “Padre”, el lenguaje de la fe indica principalmente dos aspectos: que Dios es origen primero de todo y autoridad transcendente y que es al mismo tiempo bondad y solicitud amorosa para todos sus hijos. Es decir, es autoridad y amor a la vez. Por eso que el hijo diga “volveré a la casa de mi padre”, significa que aceptará el error, dejará de hacerlo, pedirá perdón y atenderá la amonestación… pero también, gustosamente esperará el abundante amor de parte del padre.

El padre, se nos dice en el relato, no espera a que el hijo llegue y pida perdón, no. El padre, al igual que el celestial, está presto a manifestar su amor, por una razón que más adelante se nos hace saber. No ha dicho una sola palabra el hijo, cuando el padre ya lo abraza y lo besa. Tanta bondad desconcierta al hijo, pero éste pide perdón a su padre por haber ofendido a Dios y a él. ¡Ya no merezco llamarme tu hijo! dice el hijo apesadumbrado.

Y justo aquí inicia la gran lección de amor que Jesús quiere comunicar.  La Traducción en Lenguaje Actual en los versículos 22-25 nos dice :

Pero antes que el muchacho terminara

de hablar, el padre llamó a los sirvientes y les dijo:

“¡pronto! Traigan la mejor ropa y vístanlo. Pónganle

un anillo, y también sandalias. ¡Maten el ternero más

gordo y hagamos una gran fiesta, porque mi hijo

ha regresado! Es como si hubiera muerto, y ha

vuelto a vivir. Se había perdido y lo hemos encontrado.”

Y comenzó la fiesta.

Para el padre amoroso siempre hay tiempo para recomponer las cosas. Lo más difícil ya está hecho, el hijo está aquí, de vuelta. Todo lo demás puede esperar. Ahora hay que reconfortar a este hijo. Hacerle saber que se le ama. Por eso el padre ordena que este hijo sea vestido y calzado. Pero no con lo que esté a la mano o con lo que sea. No. El padre es específico y dice que traigan lo mejor de cada cosa, la mejor prenda, el calzado y además un anillo. Ordena que se mate una ternera, la mejor y que se inicie el banquete. ¡Cómo no celebrar si este hijo a vuelto a la vida!

No faltará quien piense que el padre exageraba al decir que el hijo estaba muerto y ha renacido. Pero no es así, no es ninguna exageración. La desobediencia a los consejos de los padres conduce a sufrimiento. Esto lo vemos en la sociedad, es cosa de todos los días. La Palabra de Dios aconseja: “Escucha, hijo mío, la disciplina de tu padre, y no abandones la ley de tu madre”. Pero Jesús visualiza una forma de estar muerto aun más dañina. Esa es la muerte en sentido espiritual. Recordemos que el hijo le dijo a su padre: he pecado contra Dios y contra ti. El hijo con esta frase deja muy claro que su padre lo educó también en sentido espiritual. Así que al padre más que otra cosa, lo que le preocupa es la cuestión espiritual de su hijo. Por eso el padre al ver a su hijo, no puede más que alegrarse, pues ese hijo verdaderamente ha vuelto a la vida.

El versículo 25 nos hace saber que el hijo mayor trabajaba en el campo. Cuando volvió de esta labor escuchó la música, preguntó a un sirviente sobre la razón de la fiesta. Éste le dijo que su hermano había vuelto y que su padre, contento por lo mismo, había decidido celebrar. El hijo mayor se enojó por la acción de su padre. Se enojó tanto que hasta su padre prácticamente le rogó que entrara.

Cuando se habla de esta parábola se habla mayormente de la vida disoluta del hijo menor, pero se desatiende la situación no menos grave del hijo mayor. Los pecados del primero eran más que evidentes: borrachera, fornicación. Pero los del segundo eran la soberbia y el orgullo. Pensaba que él era merecedor de todo, pues siempre había hecho cuanto le había mandado su padre y éste no se lo había reconocido. Como Jonás cuando Jehová lo envía a anunciar la condenación de los ninivitas, este hijo se siente en un escalón moral por encima de su hermano. Quizá hasta haya pensado que su hermano, tan sumergido en el pecado como estaba, no tenía remedio. Jonás lo pensaba de los ninivitas, por eso se molestó cuando supo que Jehová había “escuchado” sus lamentos y les daría otra oportunidad. En este hijo podemos ver un dejo de fariseísmo. Ellos se sentían escrupulosamente observantes de la ley. Era como si siempre “hubieran obedecido al padre” de la parábola. Aquí se ve el dilema de la ley o la fe y la gracia. No es que la ley no importe. Pero de nada vale cumplirla si se hace por deber, sin amor ni compasión. El hijo creía que todo lo merecía porque él siempre hacía… estaba en el error. Su padre lo ama no por lo que hace, sino porque es su hijo. Así nuestro Padre celestial: nos ama no por lo que hacemos, sino porque somos su creación. A nosotros nos corresponde esforzarnos por entender ese amor y vivir en armonía con él.

Pero volvamos al relato.

El hijo increpa al padre. “¡Ahora que vuelve ese hijo tuyo, después de malgastar todo tu dinero con prostitutas, matas para él el ternero más gordo!”. Nótese la soberbia del hijo mayor: tu hijo.  No dijo mi hermano, no. Dijo tu hijo, de modo despectivo. Quizá lo considera moralmente tan bajo para nombrarlo hermano.  De la abundancia del corazón habla la boca, dice la Biblia y este hijo muestra su única preocupación: el bien material despilfarrado. No pregunta si su hermano está bien. A él solo le importa el capital perdido. El padre entonces le hace ver que todo cuanto él tiene le pertenece pues ha sido obediente y leal. Pero su hermano está vivo de nuevo y eso es digno de celebrar.

Aquí de nuevo Jesús nos da una enseñanza mayor: a los que cumplen la ley se les da lo que se les ha prometido, no por mérito sino por gracia, pero antes deben ser capaces de sentir amor y mostrar misericordia. Los escribas y fariseos estudiaban la ley y la cumplían, pese a esto Jesús les profetizó que su casa les sería quitada. La razón: la dureza de corazón.

Conclusión

Con esta parábola, Jesús muestra a los fariseos y a los doctores de la ley que es más importante para Dios un pecador que se arrepiente que un grupo que se siente justo.  De hecho la Biblia dice que hay alegría en el cielo cuando un pecador se arrepiente.

Fuentes:

30 nov.. 1980, http://w2.vatican.va/content/john-paul-ii/es/encyclicals/documents/hf_jp-ii_enc_30111980_dives-in-misericordia.html. Se consultó el 16 mar.. 2017.

http://vidaesperanzayverdad.org/cambio/arrepentimiento/el-hijo-prodigo-una-parabola-con-un-significado-que-se-pasa-por-alto/. Se consultó el 16 mar.. 2017.

27 ene.. 2015, https://directors.tfionline.com/es/post/parabolas-de-jesus-el-padre-y-los-hijos-perdidos/. Se consultó el 16 mar.. 2017.

http://www.vatican.va/archive/catechism_sp/p1s2c1p2_sp.html. Se consultó el 16 mar.. 2017.

5 may.. 2013, https://www.jw.org/es/publicaciones/revistas/w20130515/comun%C3%ADquense-con-amor/. Se consultó el 16 mar.. 2017

 

Cristo nos confronta

Por amor, Cristo nos levanta y sacude, nos atrae para él, nos sacude el letargo que tenemos como polvo alojado, esa pereza egoista del interés únicamente personal. Ya no seremos para nosotros, sino para él. No es que no nos importemos, claro, nadie puede amar a alguien más si no se ama antes a sí mismo. La diferencia está en que seremos capaces de amar a los demás y no solo a nosotros. Jesús ya no es ese hombre doliente que está muriendo a manos de los soldados romanos. No. Ya es el caudillo que está llevando a cabo la liberación más grande que nadie haya hecho jamás. Por eso con su voz nos confronta, hace que nos cuestionemos, qué fuímos, qué somos, qué seremos. ¿Dejaremos la comodidad de lo que creemos ganado? No se necesitan grandes riquezas para ser egoista. Se puede ser egoista si no se comparte un poco del único pan que tengamos.  También se es egoista si “escondemos el talento” y decimos: yo no le hago mal a nadie, soy un buen ciudadano, pago mis impuestos. Eso, sin duda, merece un reconocimiento por ciudadano ejemplar. Pero el ser cristiano implica muchas otras cosas, porque Cristo siempre es más. Quien se porta bien, lo hace porque así lo ordena la ley humana o si no va a la cárcel. Pero, puesto que Jesús no impone leyes, espera todo, sí, por amor, por amor resuelto y decidido. Amor valiente, que no se retrae, ni espera ocasión idónea. Todo momento, todo tiempo es el mejor. Dios ama en todo tiempo.

Cristo nos confronta para que nos demos cuenta de lo que somos y lo que podemos llegar a ser por medio del espíritu de Dios.

Fuimos liberados para amar en libertad.

Lo que su consejero espiritual -quizá- nunca le dirá

No es extraño que en cualquier iglesia o lugar de adoración la gente ponga las manos en el pecho en signo de lamentación. Es el equivalente al rasgar las vestiduras que hacían los antiguos hebreos. En aquellos tiempos, rasgarse las vestiduras significaba lamentación y arrepentimiento. Sin duda era un momento lleno de sentimiento. Hoy también lo es, cuando vemos a alguien abrazar con devoción algún objeto religioso como un rosario o una cruz o un ejemplar de la Biblia. El drama está a la vista de todos. Pero ¿Será sincero este acto?

Dios que ve y escudriña los sentimientos más profundos e íntimos de todos no siempre lo cree así. Pongamos por ejemplo las palabras que dio al profeta Joel para que las hiciera del conocimiento del antiguo pueblo elegido: “…rasguen su corazón y no sus prendas de vestir…”

Puesto que el corazón al  que se refiere la Biblia es al simbólico y no al físico, Jehová espera de todos nosotros modestia, sinceridad y espíritu resuelto y no actos de dramatismo que estén a la vista de todos y que causen compasión de la gente, pero que resulten estériles al no ser sinceros.

Jehová desea que sean nuestros sentimientos los que vayan en armonía con su propósito.