Una corporación disfrazada de religión

Con más de ocho millones de miembros, la Watchtower bien podría ser un país, tendría más de el doble de población que Uruguay, por ejemplo. Pero esos más de ocho millones de personas están repartidas por todo el mundo. Las más son personas sinceras, cuyo único anhelo es servir a Dios. Personas que dedican muchas horas al año a la predicación de la Palabra de Dios.

Cuando alguien acepta un estudio bíblico que los testigos de Jehová ofrecen de manera gratuita, se le dice que todo lo que va aprender está basado en la Biblia, aunque se emplea un libro que es una ayuda para entender los conceptos básicos. Este libro habla sobre el propósito Divino, las cosas que desagradan a Dios, la moralidad, etc. Todo con miras a que el estudiante cambie su modo de vida y lo “ajuste” al tipo de vida que a Dios le agrada, según las enseñanzas de los testigos. Se invita al estudiante a que acuda a las reuniones bíblicas de los testigos que se imparten el los llamados “salones del reino”. Así el estudiante se va relacionando con la congregación y va profundizando en sus conocimientos. Algunas veces se le sugiere al estudiante vestir de ropa formal, otras no, todo dependerá del maestro. Aunque no está condicionada la entrada a vestir formal, sí se nota una cierta presión a hacerlo.

Después de unos meses de estudio, el interesado sabe qué es lo que Dios desaprueba, si asiste ya a las reuniones, se le hará la invitación a hacerse publicador no bautizado, esto es que ya podrá acompañar a los testigos a la predicación. Para este paso el estudiante ya habrá hecho cambios evidentes en su forma de vivir, de vestir y de hablar. Si es hombre, deberá usar el cabello corto, vestir de traje en las reuniones a las cuales deberá asistir regularmente. La mujer debe usar falda en las reuniones y arreglarse de manera “modesta”. El estudiante no debe abusar del vino, no debe fumar, ni decir groserías, no debe trabajar en cosas relacionadas a un modo deshonesto de vida, como los casinos. Tampoco puede pertenecer al ejército o la policía. Todo esto porque el testigo en ciernes, debe tener franqueza de expresión. Es decir, debe vivir de acuerdo a lo que predica.

Hasta aquí todo bien. Sin duda estas cosas son bastante valiosas, incluso la comunidad suele reconocer estas cosas. El problema es a nivel directivo. La Watchtower es el clero de los Testigos de Jehová. Aunque obviamente no se reconozca así. El llamado cuerpo gobernante está formado por 7 personas que son las que dirigen “toda la obra” a nivel mundial. Aunque es una asociación religiosa, la Watchtower se anuncia como una corporación, un término un tanto más empresarial. Puede que tengan razón en hacerlo, pues tienen una obsesión por las cifras. Cuentan con exagerado esmero las horas que sus miembros dedican a la predicación, los libros y publicaciones que reparten, los estudios bíblicos que imparten. Son exageradamente controladores con las cuentas y hacen que cada congregación deposite directamente a la cuenta de la Watchtower. Prácticamente los ancianos de la congregación no tienen autonomía para llevar las cosas de la congregación, todo lo deben consultar con la sucursal, que es la representación de la Watchtower.

Al testigo de Jehová se le exige altas normas morales. En las publicaciones aparecen de manera sistemática artículos referidos a la obediencia, la sumisión, al apartarse del modo de vida que Dios odia, que incluye no ver cierto tipo de películas o escuchar cierta música. También se dice que no se debe fijar la mente en cosas materiales y se advierte sobre el uso de las redes sociales. También se recuerda que un testigo debe vestir de buen modo y de forma modesta. “Dejen de tocar la cosa inmunda”, se les recuerda a los testigos. Se llega al punto de decir que si alguien es pintor, por ejemplo, debería evitar pintar la fachada de una iglesia o templo de otra religión, pues es la cosa inmunda. Y los testigos no deben ser relacionados con la religión falsa.

Sin duda a los testigos se les exige disciplina, a los testigos de a pie, claro está. El problema es que los actos de los dirigentes no siempre van de acuerdo a lo que exigen de otros.

Hace unos días, en la red encontré algo que me sorprendió. Y no lo hallé en una página “apóstata”, como ellos le llaman a las páginas que son críticas con la Watchtower. No. Lo que llamó mi atención fue un programa juvenil llamado Game Show Social. Es un programa que se apoya en el uso de internet y de las redes sociales para su contenido. El presentador es un joven bien peinado, vestido de forma moderna. Los concursantes son jóvenes, algunos de cabello largo -hombres-. Todo esto lo hago resaltar por lo que a continuación diré. En este programa cuando van a la parte de los patrocinadores, aparecieron varias marcas… y de pronto un fondo azul claro y unas letras que decían: jw.org. Sí. La página oficial de los testigos de Jehová.

990dfae9-0a76-4d2e-a346-2bf3cce5464f

Esta es la imagen que apareció como patrocinador del programa. Pensé que quizá sería un montaje, así que regresé el video varias veces. No era un montaje, además la voz en off decía de forma clara el sitio jw.org. Busqué otros capítulos del programa y también aparecía el sitio jw.org como patrocinador.

Más allá del gasto que se hace para patrocinar un programa de concursos. Lo que más me extraña es que la Watchtower  patrocine un programa que está lleno de los tópicos de los que exige que se alejen sus jóvenes testigos. Al testigo se le enseña que la competencia es mala, por eso no existen equipos de futbol, por ejemplo, entre congregaciones. Se les dice que no amen al mundo, ni lo que hay en el. Yo pregunto ¿acaso un programa de concursos, que da obsequios no nos invita a amar al mundo, entonces por qué patrocinarlo?

Volviendo al ejemplo del pintor. Si este testigo que trabaja de pintor y quizá es empleado de alguien más, y se le manda a pintar la fachada de una iglesia, debe hacer un esfuerzo y ser “leal” a Jehová -según la Watchtower-, renunciando al empleo, así no lleve el sustento a su casa, pues no quiere tocar la “cosa inmunda”. Si este abnegado hermano se abstiene ¿por qué la Watchtower no, y hace todo lo contrario a lo que exige?

Porque aparte de todo, aquí nadie puede cuestionar nada, pues si lo hace, se le considera apóstata, pues tiene el espíritu del mundo y no respeta al “conducto que Dios designó”. Entiéndase a los 7 miembros de la Watchtower.

Si la Watchtower de vale de patrocinios en programas de este tipo, censurables desde su óptica ¿para qué presiona a sus miembros a que salgan a predicar?

Hace tiempo que esta religión en realidad se comporta más como una empresa global, como una corporación.

Por último dejo unos capítulos del programa e cuestión, que son los que sustentan lo que he escrito.

No sin antes advertir que mi crítica es a la cúpula gobernante de la Watchtower y no a los miembros de a pie, de los cuales doy fe que son gente honesta y sincera, que como lo dije, solo buscan servir a Dios.

Más información

Anuncios

Fe no es encubrimiento

Me traicionaría a mí mismo si no denunciara las injusticias. – Moseñor Luis Alberto Luna Tobar.

La única razón por la que un cristiano debería desobedecer a las autoridades seglares es porque estas se opongan a la labor de evangelización. Así lo explica de forma clara el apostol Pablo. Cuando no es así, los creyentes estamos obligados a respetar a los gobernantes y las leyes, pues, como dice el apóstol, estas autoridades existen para que haya un orden, así sea relativo.

Pero muchas veces las religiones se vuelven una especie de clanes en los que su clero -ya sea el declarado o el de facto- pide secrecía… hasta cuando hay delitos cometidos. Convencen a los creyentes de no denunciar ante las autoridades, porque eso es “ir contra Dios” pues ellos son los representantes de Él en la tierra. Al menos eso es lo que ellos dicen. Como receta para el agravio estos líderes recomiendan el perdón, rezar u orar mucho y todo dejárselo a Dios. Pero hacer esto, es muy grave… además de cometer el delito de encubrimiento.

En las últimas décadas se ha sabido en todo el mundo de casos de abuso sexual cometido contra niños y niñas dentro de las diversas religiones. Hechos sin duda aberrantes, que nada bajo ninguna circunstancia se justifican.

Los medios de comunicación han dado cuenta de estos abusos y de las cantidades millonarias que han tenido que pagar las distintas confesiones religiosas como reparación del daño y por haber encubierto a los pederastas. Católicos, evangélicos, testigos de Jehová, nadie se salva, todos han encubierto a agresores de niños. Por distintas razones: algunos por evitar el escándalo, otros por temor a que dismminuya su feligresía, unos más por pensar que es un ataque del César a su obra evangelizadora.

La realidad es que nadie debería pasar por este tipo de cosas y menos en los espacios que se suponen sirven para hacernos mejores personas. Pero si suceden, debemos denunciarlos, sin demora, sin titubeo, porque, y esto nos debe quedar muy claro, no debe permitirse nunca. Además, no es a nuestro hermano a quien acusamos, sino a un pederasta. A “un lobo con piel de oveja”. A un ser deleznable que no es capaz de caer en cuenta del irremediable daño y trauma que le causa a lo más pequeños del Reino de Dios. No importa si es obispo, sacerdote, párroco, pastor, anciano, siervo ministerial, cardenal. Al qe abuse, hay que denunciarlo.

Nadie es deleal a Dios por denunciar a un humano, pues los actos delictivos no los comete Dios sino el hombre, que merece castigo.

Fe no es encubrimiento.

¿Quienes glorifican a Dios?

No solo los humanos de corazón dispuesto glorifican a Dios, también  lo hacen los animales, los ángeles, el cielo, las estrellas, el sol, la luna, la creación entera.

Cuando cada parte del universo hace su función, está dando gloria al Ser que la creó.

No obstante, la humanidad lo glorifica cuando hace lo que a los ojos de Jehová es acepto, cuando ejerce fe en el sacrificio redentor de Cristo y actúa en consecuencia. Es decir, cuando realiza obras de misericordia.

El sol minuto a minuto cumple la labor para la que fue creado. Sería impensable -y sumamente desastroso- que no lo hiciera así. De la misma manera, el ser humano debe esforzarse por agradar a Dios.